¿Te están acosando por Snapchat?


Por Txema González

acosando-por-snapchat

Si eres madre o padre, aunque no tengas ni idea de que hablemos, es bueno que te empiecen a sonar ciertos nombres, (WhatsApp, Instagram, Telegram, Snapchat…), ya que tu hija o tu hijo es probable que se comunique con ellas y estén muy presentes en su día a día.

Es una lástima que se usen las nuevas tecnologías con fines negativos, pero la realidad nos da de bofetadas con cada nueva aplicación, en vez de hacer un uso responsable de las herramientas que se nos brindan, se utilizan para dañar a otras personas.

Lo que antes se quedaba en el patio del colegio, ahora se lleva encima, allá donde vayan con sus móviles o dispositivos conectados a Internet. Cada notificación que reciban puede ser para ellos y ellas como puñaladas.

 ¿Cuál será su límite? Mejor no llegar hasta ese punto. 

¿Qué es Snapchat?

Para empezar, recientemente ha cambiado su nombre a Snap Inc. y está disponible de forma gratuita tanto para Android como para iOS.

Es una aplicación de mensajería instantánea, tipo WhatsApp, a la que podemos considerar red social, que sirve para chatear, grabar videos y hacer fotografías para compartir o crear historias. Con la particularidad de que estos videos e imágenes desaparecen a las 24 horas, y si son enviadas se autodestruyen pasado un tiempo, desde uno hasta 10 segundos.

No es algo exclusivo, Telegram, junto con la nueva aplicación de mensajería de Google, Allo y otras que vendrán o se actualizarán, (en WhatsApp estará al caer), incluyen la opción de chats secretos, con la misma posibilidad de que los mensajes, fotos o videos enviados, desaparezcan pasado un tiempo.

Cuando surgió, las parejas o proyectos de pareja, la aprovecharon para enviarse imágenes de alto contenido erótico, al fin y al cabo, luego desaparecían, siendo ideal para el sexting.

A los envíos, se les llama “Snaps” y a sus usuarios/as Snapchatters”.

Han causado furor entre las personas más jóvenes, (la edad mínima son 13 años, aunque sabemos que empiezan antes de esa edad), por la opción de “decorar” sus grabaciones con filtros, textos, emojis y otros extras. En la reciente actualización de WhatsApp también está disponible esta posibilidad.

Además, la autodestrucción les genera confianza, ya que se supone que no dejan rastro, si un padre o madre les pidieran ver qué comparten, probablemente no encontrarían nada.

Pero, ¿qué ocurre si se usa para el ciberacoso, si no deja pruebas, cómo lo vamos a demostrar?

Os ponemos un ejemplo.

A un niño se le escapa un eructo en el comedor escolar, pasa un momento de vergüenza ante sus compañeros, pero queda ahí. Cuando llega a casa un amigo le envía un WhatsApp con la imagen de un sapo, para recordarle la gracia. No pasa nada.

Al día siguiente en el patio, se empiezan a burlar de él, que si “croack, croack”, que si “andas a saltitos“, etc. En los días sucesivos, sus compañeros, para no dejar huellas, empiezan a mandarle snaps con imágenes de sapos y le ponen mote, “el sapito”.

El chaval estaría siendo víctima de acoso.

Al no saber cómo demostrarlo y ante la vergüenza de contárselo a sus padres, probablemente pensando en su respuesta típica, “son cosas de niños”, callaría.

Mucho cuidado con no dar importancia a sus problemas, por pequeños que nos parezcan.

¿Cómo podemos ayudarles?

Primero de todo generando un clima de confianza, para provocar el acercamiento a su mundo digital, criticándoles no vamos a conseguir nada.

Si se genera una situación de acoso debemos apoyarles, conseguir pruebas del mismo e ir al centro escolar a poner una denuncia para activar el protocolo de actuación.

¿Cómo conseguir las pruebas?

Tan sencillo como tener otro móvil cerca para poder grabar en video o tomar fotografías de todo lo que aparezca en el dispositivo de la víctima. La principal característica del acoso es la repetición, por lo que antes o después volverán a enviar algo.

A modo de prevención, si alguien te molesta, lo mejor es bloquearle, os mostramos como.

como-bloquear-en-snapchat

Cómo bloquear en Snapchat:

  1. Abajo a la izquierda, el icono de los mensajes se vuelve azul al recibir alguno, lo pulsamos.
  2. En la lista, tocamos sobre nuestro contacto
  3. Si queremos bloquearlo, le damos a las tres líneas de arriba a la izquierda
  4. Seleccionamos bloquear
  5. Confirmamos
  6. Marcamos el motivo y listo.

En todos nuestros cursos a menores, siempre hacemos hincapié en tres puntos a la hora de estrenar una aplicación:

  • Los datos personales que proporcionamos, cuanto menos mejor
  • Revisar las opciones de privacidad y protegernos
  • Averiguar cómo se bloquea a contactos que puedan molestarnos.

Para acabar, os dejamos el video de un padre que se tuvo que enfrentar a un caso de acoso por Snapchat, sufrido por su hija.

Anuncios

Acerca de didaknet

www.didaknet.com @didaknet
Esta entrada fue publicada en Acoso, Aplicaciones, Ciberbullying, Denuncias, Móvil, Mensajería, Sexting y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s